Aprendizaje Profundo (Deep Learning)   En la literatura se han destacado dos enfoques de aprendizaje relevantes: una orientación del aprendizaje hacia la comprensión del significado (enfoque profundo) y una orientación del aprendizaje hacia la reproducción (enfoque superficial). Los estudiantes con un enfoque profundo del aprendizaje se centran en la comprensión de los significados cuando aprenden debido a un interés en la materia. Por ello, el aprendizaje implica explorar, descubrir y relacionar ideas nuevas y existentes, lo que a su vez implica el compromiso con el proceso de aprendizaje y el pensamiento crítico (Monroy y González-Geraldo, 2017). Para Martinez, McGrath y Foster (2016), las escuelas que promueven el denominado Aprendizaje Profundo buscan que sus estudiantes desarrollen competencias que posibilitan aprender a utilizar y aplicar lo que han aprendido a problemas y situaciones novedosas. Esto considera el hecho de que los aprendices crean y usan el conocimiento en el mundo real (Cortez, 2018). En cambio, los estudiantes con un enfoque superficial muestran poco compromiso con la tarea en cuestión y memorizan el tema para aprobarlo (Monroy y González-Geraldo, 2017). En las escuelas que promueven este aprendizaje, el proceso se centra más bien en la exposición a contenidos, desde una enseñanza altamente directiva, que promueve el desarrollo de respuestas a preguntas de antemano conocidas.[1] Nuevas formas de interrelación entre el docente y el estudiante son requeridas en relación a los contenidos y el uso del conocimiento, por tanto, un aprendizaje más profundo moviliza el rol del docente  para facilitar experiencias de aprendizaje donde los estudiantes se sientan empoderados y motivados, como desarrollar aprendizajes contextualizados, conectado con la vida real, y extendido más allá de la escuela. Cumplir este rol considera también el permitir a los estudiantes traer sus propias experiencias personales y conocimientos Plantea también una nueva relación con la tecnología, como una extensión de la cognición humana. Según Santiago Rincón-Gallardo(2018), señala que el aprendizaje profundo es tanto el proceso como el resultado de dar sentido a las cuestiones que nos interesan. Este aprendizaje contempla el desarrollo de seis competencias: Creatividad, Pensamiento Crítico, Comunicación, Colaboración, Carácter y Ciudadanía”[2] o conocido también como las 6 C de Michaell Fullan. La importancia de las 6 C’s de la educación[3] En un mundo en constante cambio, uno de los deberes del Liceo es preparar a las nuevas generaciones de estudiantes para sus futuros trabajos, los cuales son inciertos e impredecibles, debido a que nuevos trabajos se crean todos los días, requiriendo de manera permanente en su formación nuevas competencias educativas, las cuales complementan nuestro PEI:  

Las 6 C’s de la educación. Crédito de la foto: Michael Fullan y Sylvia Duckworth.

6 C’s de Educación Pensamiento crítico El pensamiento crítico es el proceso de filtrar, analizar y cuestionar información / contenido que se encuentra en varios medios, y luego sintetizarlo en una forma que tenga valor para el estudiante. Permite a los estudiantes dar sentido al contenido presentado y aplicarlo a su vida diaria. Colaboración La colaboración es una habilidad de utilizar varias personalidades, talentos y conocimientos de una manera para crear un resultado máximo. El resultado debe proporcionar un beneficio para toda la comunidad o un grupo. Debido a la sinergia, el resultado común tiene un valor mayor que la suma de valores de cada resultado individual. Comunicación La comunicación es una habilidad de presentar información de una manera clara, concisa y significativa. También designa la escucha atenta y la articulación de pensamientos. La comunicación tiene varios propósitos : informar, instruir, motivar y persuadir. Creatividad En el siglo XXI, una persona debe poder crear algo nuevo o crear algo de una manera nueva, utilizando los conocimientos que ya ha adquirido. No solo significa arte, sino también varias soluciones a un problema en situaciones de la vida real.   Ciudadanía / Cultura Es importante que una persona esté en contacto con todo lo que le rodea , tanto la cultura como la comunidad, concepto que se refuerza en el PEI a través del reconocimiento a la identidad local. Educación del carácter / Conectividad Fullan destaca la educación del carácter como la última C. Incluye el compromiso de la escuela de ayudar a los jóvenes a convertirse en ciudadanos responsables, solidarios y contribuyentes.