NUEVO ROL DEL PROFESOR(A)

En el contexto de una educación que debe transformarse y adaptarse rápidamente a las nuevas exigencias, el rol docente, como profesional que debe asegurar los aprendizajes de nuestros estudiantes, centra en tres sus pilares de acción:

  •  Diseñador de aprendizaje: Adapta las experiencias de aprendizaje, diseñando planes de estudio diversos, complejos y conectados que ofrezcan a los estudiantes oportunidades de realizar trabajos significativos y la posibilidad de explorar grandes ideas y preguntas fundamentales (Wiggins y McTighe, 2005). Cumplir este rol considera también el permitir a los estudiantes traer sus propias experiencias personales y conocimientos a medida que desarrollan y mejoran los proyectos.
  • Facilitador: El docente deja de ser el profesor de clases magistrales para convertirse en un orientador y potenciador del proceso de aprendizaje de sus estudiantes. A través de una enseñanza inductiva, el estudiante busca de manera autónoma el conocimiento, a través del uso de un problema o desafío concreto para luego llegar a lo general o abstracto. Los docentes buscan así el control del estudiante sobre su propio aprendizaje.
  • Constructor de redes: Como tal, el profesor conecta a los estudiantes con expertos locales y/o nacionales que pueden ayudarlos a profundizar su comprensión del conocimiento y el contenido, y su aplicación en una variedad de campos.
  • Consejero, mentor y tutor: Entrena, ofrece consejo, estímulo, apoyo y orientación cuando es necesario. Puede ser tan simple como alentar a los estudiantes a trabajar juntos, alabando o haciendo sugerencias sobre temas personales. Para este rol, adopta un enfoque estratégico y flexible para el aprendizaje de sus estudiantes y cree que éstos necesitan educarse de una manera integral, para convertirse en estudiantes autorregulados.

Estos roles plantean la necesidad de que los docentes cuenten con un repertorio de diversas estrategias: aprendizaje basado en proyectos, instrucción directa, proyectos de investigación, entre otras. Además, es clave que el docente asuma un rol altamente proactivo en la mediación del aprendizaje, escogiendo dentro del abanico de estrategias con que cuenta, aquella que funcione mejor para un estudiante específico. Esto implica interactuar con los estudiantes, promoviendo que estos piensen y hagan preguntas que les permitan hacer más visible su aprendizaje.

El trabajo pedagógico tiene por centro la actividad de los estudiantes, éste se centrará en:

  • El aprendizaje más que en enseñanza, lo que implica, desarrollar estrategias pedagógicas flexibles y adaptadas a los diversos ritmos y estilos de los estudiantes (diferenciación), y reorientar el trabajo escolar desde su forma actual, predominantemente lectiva, a otra que sea necesaria y eficiente en relación a contextos y propósitos determinados (constructividad), sean adecuadamente complementada y enriquecida con actividades de indagación y de creación por parte de los estudiantes, tanto en forma individual como colaborativamente.
  • La búsqueda permanente de medios didácticos que prioricen el cómo y el para qué, por sobre el qué se aprende.
  • Lograr el aprendizaje de capacidades de orden superior como las de análisis, interpretación y síntesis de información procedente de una diversidad de fuentes; las de resolución de problemas; las de comprensión sistémica de procesos y fenómenos: las de comunicación de ideas, opiniones y sentimientos de manera coherente y fundamentada; las de trabajo en equipo; las de manejo de la incertidumbre el aprender y adaptación al cambio (orientado hacia metas).
  • Que se vea favorecido el aprendizaje significativo individual (modelo cognitivo); debiendo complementarse con la experiencia individual y grupal contextualizada de los estudiantes (modelo sociocultural); para que de esta manera, surja el interés y la motivación necesaria que posibilite la creación de actitudes, valores, capacidades y habilidades y/o destrezas.
  • La realidad del estudiante y tomar en cuenta sus habilidades personales.
  • La participación activa del estudiante en el proceso de construcción personal, junto con la participación del docente como mediador.